19.1.06

Querida Condoleeza:


Como casi siempre que abres tu preciosa boquita, tus palabras producen en mi una profunda sensación de bienestar, de tranquilidad. De Paz. Tienes toda la razón: ya no vale la pena hablar. Con un país que ataca a otros, que viola los acuerdos internacionales, que mata a niños, que prepara armas nucleares, no vale la pena hablar.
Hasta que no te otorguen el Nobel de la Paz, amada Condoleeza, nada tendrá sentido.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal