21.12.05

La (i)rresponsabilidad de los políticos

Este país atraviesa una etapa convulsa, queramos verlo o no. Tal vez el mundo entero atraviesa una etapa convulsa ya que hemos visto que ese Fin de la Historia que nos vendió Fukuyama era, como parecía, una falacia. Aunque no queramos verlo, digo, las tensiones políticas, ideológicas, religiosas y culturales invaden las raíces de la sociedad occidental y hacen temblar sus bases.
Por eso, ahora más que nunca, es necesario que los políticos lleven a cabo un profundo examen de conciencia, un análisis sosegado de la situación, un ejercicio fundamental de cordura y, sobre todo, de responsabilidad. Dejarse llevar en estos momentos por puros intereses electoralistas, intentar aprovechar las debilidades del rival para machacarlo y ganar votos o simpatías, se ha convertido en una práctica tan habitual en la política española como peligrosa a nivel global. Porque no sólo se pone así en peligro la solidez del oponente, sino que se agota el crédito del sistema, la credibilidad de los ciudadanos hacia las instituciones, el respeto por las reglas básicas de la ética.
Dicen que los líderes son un fiel reflejo de los pueblos. ¿Así somos? Así nos va, y así nos irá.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal