4.10.05

Inmigrantes

Aquí en España soy un inmigrante. Con dinero, es cierto, pero un inmigrante. La noche del viernes me senté a ver la TV (qué horror!) y lo primero que encontré fue un actor argentino, galán de la telenovela de éxito 'Pasión de Gavilanes', recibido por miles de personas en un plató de televisión. "Con este recibimiento, me gustaría quedarme un tiempo en España", dijo.

A esa misma hora, 700 kilómetros más al sur, otros 500 inmigrantes también soñaban con poder quedarse en España. Para ello, colocaban silenciosamente unas rústicas escaleras de madera para saltar la valla que les separaba de cumplir su objetivo. Tras un penoso viaje desde Sudán, o Liberia, o Nigería -vaya usted a saber-, cuatro metros de metal y espinas representaban la frontera de El Dorado. No había miles de fans esperándolos para darles la bienvenida a esta tierra. Sólo cientos de soldados.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal